SÍ, HIJO…

Sí, hijo…

Todavía recuerdo las tardes que se hacían noches pasándolas el uno junto al otro. Todavía te arropo con mi calidez. Todavía sé que eras mío. Y no es que te quisiera poseer, es que el amor que sentíamos el uno hacia el otro era tan grande que, en la inmensidad de la emoción, nos hacíamos UNO.

Pintura de Amanda Greavette

Pintura de Amanda Greavette

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s